“Y un día, el Negro dijo no va más…»

Tras 22 años como árbitro, Jorge Caino dijo adiós a las canchas, luego de dirigir CRAI – Uni de Santa Fe por el TRL el pasado sábado. “Terminado el partido me sentí tan bien que decidí que era el momento justo”, se sinceró. Tomás Rico

El “Negro”, como es conocido dentro del ambiente rugbístico, aclaró que continuará al costado de la cancha acompañando a sus hijos y vinculado al Paraná Rowing Club. “El año próximo mi idea es seguir en la coordinación del rugby infantil, si así se resuelve por parte de la subcomisión y seguir a mi hijo mayor que pasará al Rugby Juvenil”.

-¿Cómo fue tu inicio como árbitro?

-La primera vez recuerdo que fue un día miércoles, una final de M 19 entre el CAE y Tilcara, después de un entrenamiento Camilo Abud, por entonces entrenador del Plantel Superior, habrá sido el año 92/93, me dice que se necesitaba de referees y que al otro día el club debía designar árbitro para aquel partido, hasta que en el año 1995 me dediqué por completo a la actividad.

-¿Cuál fue tu motivación para ser árbitro?

-Siempre quise estar dentro de una cancha, sentirme activo y la verdad que me atrapó y me sentí cómodo.

-¿Cuál fue el motivo por el cual decidiste abandonar el arbitraje?

-No hay un motivo en especial, lo venia pensando durante la semana y no se lo manifesté a nadie, luego de terminado el partido (CRAI vs Uni SF), me sentí tan bien que decidí que era el momento justo, me fui contento y saludado por todos los jugadores y entrenadores, luego a un costado de la cancha les manifesté que era mi último partido. Si debo encontrar un motivo, es poder dedicar los sábados el 100% al club y a seguir a mis hijos, Felipe y Tobías, en M 14 y M 11 respectivamente. Además de acompañar los domingos a Candela la pequeña que eligió al Hockey como su deporte predilecto.

– ¿Cuál fue el partido que más recordas?

-Son muchos, tal vez un Tarcos – Tucumán Rugby, la final de Ascenso Sur – Salta en Bahía Blanca, una semifinal de un Argentino Juvenil entre Córdoba – Salta. Además, los clásicos entre CAE y Tilcara, ninguno en especial.

– ¿Algún momento llamativo que te haya sucedido durante un encuentro?

-Una muy graciosa, que no me ocurrió a mi dentro de la cancha, pero vale la pena recordarlo, jugaba UER – Noreste a la primera la arbitraba Carlos Molinari de Rosario y al M 21 un chico de la URBA, que en aquel entonces estaba junto con la UAR en Pacheco de Melo, lo buscamos con el “Pollo” Molinari a éste chico por la terminal y nos fuimos los tres en el auto a Tilcara, en el trayecto Molinari me pregunta,” ¿te enteraste de los cambios reglamentarios?”, le digo con tono cómplice,” sí, claro”…e hicimos un silencio, éste pibe a las dos cuadras desde el asiento de atrás pregunto…”¿cuáles?” le dice el “Pollo”: “el nock on, si pica antes del metro del jugador que se le cae, la jugada sigue”. Llegamos a Tilcara, nos sentamos con Molinari a ver el preliminar de su partido con el referee de la URBA, a los 15`del primer Tiempo tuve que meterme a la cancha a decirle que era una joda, no había cobrado ni un nock on!, era todo siga siga! .

– ¿A qué grandes jugadores tuviste la posibilidad de dirigir?

-Muchos, tal vez desconocidos por entonces pero después fueron grandes jugadores.

– Ahora desde el costado de la cancha ¿vas a seguir vinculado con el rugby?

-Si claro, estoy coordinando el Rugby Infantil del club, presido la Comisión de Referees de la UER, tengo para entretenerme. El año próximo mi idea es seguir en la coordinación, si así se resuelve por parte de la subcomisión y seguir a mi hijo mayor que pasará al Rugby Juvenil.


El «Negro» Caíno ahora, se dedicará de lleno a su familia y al PRC.

-¿Cómo ves el presente del arbitraje entrerriano?

-Se debe trabajar mucho, tenemos que conformar un equipo de trabajo, que no tenemos, para captar nuevos referees, pero nosotros no podemos salir a la caza de ellos, son los clubes quienes nos tienen que nutrir de jóvenes voluntariosos y con ganas de progresar y es responsabilidad de nosotros capacitarlos y prepararlos para que salgan a la cancha, no son muchos los referees de la UER, son pocos, muchos de ellos dirigen sábados y domingos, y muchas veces viajando muchos Km. El Torneo Provincial es muy duro para algunos chicos, recorren 300/400 km por fin de semana (domingos) dejando la mesa familiar y sus afectos. Debemos proporcionar y desarrollar la costa del Uruguay, se creció en equipos y no en referees.

– ¿Te faltó cumplir alguna meta como árbitro?

-No, porque como referee siempre queres dirigir el mejor partido y si no te toca, tenés que hacerlo como si lo fuera, porque nosotros no podemos darnos el lujo de ir de mala gana a arbitrar a 30/40 jugadores que se entrenaron toda la semana para “el partido” y por respeto a ellos así tenés que tomarlo. Arbitré lo que me correspondía y creo que lo hice con mucho compromiso y dedicación.

 

Comentarios

Comentarios

Entrevistas

Leave a Reply