De rivales, a amigos y pares

El deporte estrechó vínculos de hermandad entre Gabriel Bourdin y Nelson Di Palma que hoy, son los respectivos presidentes de las Subcomisiones de Rugby de Rowing y Estudiantes. Ambos, quieren reivindicar los valores del rugby y apuntalar desde sus instituciones a la UER. “Queremos volver a la política del trabajo mancomunado entre los clubes para tener una Unión fuerte y participativa”, coincidieron. Gabriel Baldi


El sentir de la amistad estuvo siempre arraigado a la esencia del rugby. Desde las divisiones infantiles, esta disciplina enseña que a la cancha hay que entrar a divertirse y a disfrutar del juego con hermanos, para medirse con adversarios circunstanciales que a partir del mítico Tercer Tiempo, pasan a ser nuevos amigos.

Más allá de haberse iniciado vistiendo una camiseta diferente, Gabriel Bourdin y Nelson Di Palma se conocieron en las categorías menores del Paraná Rowing Club y del Club Atlético Estudiantes, respectivamente, y con el paso del tiempo, tras compartir distintas experiencias en los seleccionados entrerrianos, lograron hacerse grandes amigos.

Nacidos en 1965 los dos, con el correr de los años ambos fueron jugadores y entrenadores en sus clubes y hoy, cada uno en la entidad de sus orígenes, ocupa el cargo de Presidente de la Sub Comisión de Rugby.

Clubes diferentes, idéntico pensamiento

“Los clubes en definitiva sirven a la Unión Entrerriana de Rugby con sus dirigentes. Nosotros estamos proponiendo que la calidad de gestión en la UER suba a partir de lo que las entidades puedan poner, considerando la representatividad de cada club. Nos parece fundamental tener una Unión fuerte porque si seguimos haciendo las cosas como hasta ahora, el resultado va a ser el mismo. No digo que estemos ante una catástrofe, pero uno ve que el nivel del rugby en Entre Ríos está decayendo”, expresaron.

Entre otros asuntos mencionados, Di Palma y Bourdin hicieron hincapié en la incertidumbre previa al actual Torneo Juvenil Dos Orillas y lo que hubiera sido su posible caída. “La alarma que se encendió fue un alerta muy importante y debemos tomar los recaudos necesarios para que no vuelva a ocurrir. Si no le podemos garantizar a los juveniles el Torneo Dos Orillas, nos vamos para abajo seguro”, sostuvo Nelson Di Palma.

“En función de estos problemas queremos tener mayor presencia desde lo dirigencial y que nuestros juveniles no queden de rehenes. La idea es solucionar antes los inconvenientes y darles a nuestros jugadores una competencia más prolongada y que empiece antes. Lo mismo, trabajar en la preparación del seleccionado de Menores de 18 años. Tenemos que armar planificaciones que sirvan y a su vez, tiene que haber un equilibrio entre lo que el jugador le da al club y al seleccionado, pero nosotros, los clubes, tenemos que ponernos de acuerdo en enviar siempre a los mejores”, apuntaló Gabriel Bourdin.

“Queremos volver a la política de trabajo mancomunado entre los clubes para tener una Unión fuerte y participativa en todo sentido”, convinieron.

Preocupación y objetivos

“Al ser tan amigos con Nelson, veníamos abordando desde hace un tiempo la problemática del rugby actual y ahora, los dos tenemos la oportunidad de llevar adelante una comunión entre los clubes que queremos defender para transformar la rivalidad en amistad”, contó el directivo del Paraná Rowing Club y acotó: “El caso de las rivalidades que se han generado entre los clubes han hecho que nos quedemos en una discusión muy chica y muy corta a nivel dirigencial. A raíz de esto, queremos buscar tener proyectos comunes. Creemos que podemos por ejemplo tener entrenamientos conjuntos, traer capacitadores en las fechas ventana, apoyarnos en la organización de los distintos certámenes que cada club tiene y algo esencial, que es sumar más gente.

“Las disputas fuera de la cancha el año pasado cuando Rowing y Estudiantes se enfrentaron por el TRL, fueron vergonzosas. Cuando el PRC fue al Parque Urquiza, el CAE lo mandó del lado opuesto a su gente y cuando el Estudiantes fue a La Tortuguita, estuvo separado de Rowing por un alambrado. Estos fueron hechos lamentables, ya que no son barrabravas de fútbol”, indicó el dirigente del Club Atlético Estudiantes.

“Hemos llegado a extremos que nos obligan a cambiar la situación. Nuestra visión con Gaby era que las cosas en el rugby entrerriano están muy mal y ahora nos llegó el tiempo de poder cambiarlas. La idea es cambiar esta realidad pobre. Todos queremos más y para eso tenemos que trabajar mirando hacia adentro, para el club, para que las instituciones crezcan. Y después, el gran proyecto común que debemos tener entre todos los clubes es lógicamente el seleccionado. Por eso, nunca debemos ser egoístas y darle al equipo provincial nuestros mejores representantes para que este equipo obtenga los resultados esperados. Así deberían manejarse estas situaciones siempre, pero no siempre así se dan”, agregó.

Desde la UER, se percibe desde hace varias temporadas un cierto temor por no estar a la altura de las circunstancias al tener la chance de contar con eventos nacionales en Paraná, como concentraciones de Sevens, Jaguares, Pumitas o amistosos internacionales.

Al respecto, los dirigentes indicaron: “En principio nosotros podemos ser impulsores de algo así, pero lo que más nos interesa es que todo el arco rugbístico de la ciudad pueda aprovechar este tipo de iniciativa. Todo lo que nos lleve a estar más juntos será lo que nos lleve a encontrar el resultado que buscamos, que es estar más juntos, manteniendo intactos los valores del rugby, formando jugadores y fundamentalmente ciudadanos de bien”.

A modo de análisis y reflexión, Gabriel Bourdin y Nelson Di Palma compartieron su parecer: “El desafío es comenzar a dimensionar las prioridades como corresponden. Porque en la teoría todos tenemos claro lo correcto, pero en la práctica nos traicionamos a nosotros mismos. La clave será construir a partir de la amistad y no de la disociación. Esto puede ser un puntapié. El momento es inmejorable. Ahora iremos por los resultados. Los dirigentes tenemos que trabajar para esto. Tenemos que apuntalar los encuentros y vivir cada partido como una fiesta, encontrándonos en el Tercer Tiempo como fue en nuestra época. Todos queremos ganar y eso es aceptable.”

“Nunca hubo Uniones exitosas estando todos separados. Tomemos como ejemplo los casos que han funcionado, como Salta o Santa Fe, cuando se decidió hacer las cosas conjuntamente. Copiemos los buenos ejemplos”, concluyeron.

Info. El Diario, Gabriel Baldi

Comentarios

Comentarios

Entrevistas

56 Comments

Leave a Reply