Marcos Kremer, cara a cara con Tercer Tiempo: «Nunca olvido mis raíces, mis bases y los valores que me enseñó mi familia»

Con la sencillez y humildad que lo caracteriza, el concordiense Marcos Kremer dialogó cara a cara con Tercer Tiempo , en un nuevo cara a cara en este caso, con el periodista Gabriel Baldi, desde Ingeniero Maschwitz, donde reside.

Dicen que difícil es llegar, pero más duro mantenerse. No obstante, el entrerriano lleva consigo la frase de la mejor manera. Desde que arribó a Jaguares y llegó a Los Pumas, su nivel fue siempre el mismo: superlativo.

En la actualidad, el concordiense es una de las sensaciones del rugby mundial producto de muchos factores, como su porte físico, su vehemencia en el contacto y el ejercicio de la faz defensiva, entre otros atributos que reúne con tan solo 22 años.

El tercera línea surgido del club Los Espinillos y con paso por Salto Grande y Atlético del Rosario, analizó esta atípica temporada y se expresó sobre su próspero presente y anhelos a futuro.

«La verdad es difícil. Se extraña entrenar con el plantel y ni hablar jugar, que es lo más lindo. Trato de todas maneras, de no perder el foco y mantener la calma y la concentración. Me prestaron materiales de gimnasio y me entreno a diario, siguiendo la rutina que nos dan los preparadores físicos de la Unión Argentina de Rugby», contó.

Sobre el pasado Mundial de Japón y más allá de desde lo individual tuvo un gran certamen aunque en lo colectivo a Los Pumas les fue mal, el entrerriano sostuvo: «Haber sido elegido para el Mundial fue un objetivo cumplido, fue algo increíble haber estado en la lista. No obstante, creo que mucho en particular del Mundial no hay para decir. Es duro recordarlo. Creo que es una espina que todos tenemos encima y necesitamos extirpárnosla, precisamos sacarnos de la cabeza esa pesada imagen de haber quedados eliminados tan pronto. El rugby argentino realmente no se merece eso. Así que por lo pronto, ya estamos en proceso rumbo a lo que se viene. Lo único que queremos es sacarnos ese sabor amargo que nos quedó».

«Hoy en día el ranking no nos favorece en nada, eso es una realidad. Pero nosotros nos ubicamos en ese lugar así que no podemos quejarnos ni nada por el estilo. Debemos afrontar lo que se viene y tratar de salir adelante. Lo único que nos planteamos es que cuando nos toque volver a jugar, trataremos de llegar a la victoria del mejor modo y tratar de escalar en el ranking lo máximo posible para cuando llegue el día del sorteo, en noviembre», añadió y afirmó: «Lástima que justo ese sorteo se dará este año, que resulta tan complicado por esto del coronavirus. Por eso, es raro todo lo que está pasando para todos y con la incertidumbre a cuestas de no saber cuándo volveremos a salir a la cancha».

-¿Te han tentado para irte a Europa?
-Sí, llamados hay. Hay relaciones con clubes que se manejan o se manejaron desde un principio. Creo que cuando firmé mi primer contrato con la UAR ya tenía chances de irme a Europa entonces hoy, esos vínculos siguen estando. Espero en algún momento poder considerarlos y hacer una experiencia en el exterior. El camino dirá que haré. Por el momento tengo contrato hasta finales del año que viene con la Unión Argentina pero no descarto irme a futuro. Porque también debe ser algo único, estar afuera viviendo del rugby. Por lo que me han contado es algo muy lindo y dan ganas de hacerlo también.

-Habiendo logrado tantas cosas en tan poco tiempo, ¿qué te queda por delante?
-Ahora restan los éxitos. Haber llegado a la final del Súper Rugby fue un gran logro, pero no la pudimos ganar. Teníamos el objetivo de hacer el mejor papel posible en el Mundial de Japón pero no lo hicimos y nos volvimos en la fase de grupos. Así que ahora, busco progresar en mi juego y crecer en todos los aspectos para ganar lo que se puede.
Siempre quise llegar lo más lejos que me diera el cuerpo, así que quiero seguir creciendo como jugador. Creo que tengo mucho más para dar. Igualmente, todo eso en el contexto de un deporte colectivo y en ese sentido, la prioridad será tener un mejor posicionamiento en el ranking mundial, sin dudas. Eso en un principio, veremos cómo sigue el calendario para ver si lo podemos lograr este año.

LA POPULARIDAD NO LO CAMBIA

«La verdad que cuesta creerlo pero es alucinante lo que estoy viviendo. Salir a la calle y que te pidan fotos o autógrafos es algo hermoso. Claramente, esa mal llamada ‘fama’, llegó. Pero, ante todo, nunca olvido mis raíces, mis bases y los valores que me enseñó mi familia. Teniendo eso presente, no hay problema de mantener los pies sobre la tierra, la humildad y la sencillez, tratando a todos por igual, con respeto. Si uno tiene eso presente, creo que nada puede fallar. Hace unos días leía Legado, el libro de los All Blacks, que decía que cuando les empezó a ir mal, tuvieron que volver a sus bases y empezar a ser mejores personas para comenzar a ser mejores jugadores. De eso se trata».

SUS RAÍCES

“Nunca voy a olvidar mis inicios en Espinillos. Después, por pequeños inconvenientes con los dirigentes del club y dado que la gente de Salto Grande me había invitado a su gira por Sudáfrica, me pasé a Salto Grande. No obstante, no tengo rencores y mantengo en alto los valores del deporte siempre”, confió el concordiense quien por otro lado destacó la importancia que tuvo para él, el Seven del Lago de Concordia. “En las primeras ediciones que jugué, lo hice con un permiso especial de mis viejos, ya que por la edad que tenía no podía jugarlo. Habíamos formado un equipo muy lindo, con la categoría de mi hermano, es decir, con chicos que eran dos años más grandes que yo. Hoy en día, cada vez que puedo voy al Seven del Lago, a ver. Me gusta mucho cómo se vive porque la cultura de rugby que hay ahí es única”, rememoró.

“Cuando uno llega al éxito, creo que no tiene que perder sus raíces. Entonces cada vez que puedo lo que hago es irme a Concordia o bien a Rosario, donde tengo muchos amigos. También a Paraná, en ocasión del Seven del Plumazo, dado que ahí también me encuentro con varios amigos con los que compartí el seleccionado juvenil de la UER”, expuso el entrerriano.

OTROS CARA A CARA

(Foto principal: Getty Images)

Comentarios

Comentarios

Destacadas Entre Ríos