Juan Manuel Leguizamón, cara a cara con Tercer Tiempo: «Es importante soñar y seguir los objetivos planteados»

En un nuevo cara a cara llevado adelante por Tercer Tiempo a través de la funcionalidad Instagram Live, de la red social Instagram, un histórico de Los Pumas como el santiagueño Juan Manuel Leguizamón se prestó al diálogo con el periodista Gabriel Baldi.

En ese marco, el tercera línea habló de todo: recordó sus inicios, cómo fue compartir equipo en el Plantel Superior del Santiago Lawn Tennis con su papá y su hermano, habló de sus primeros pasos en el seleccionado argentino, previa escala en Los Pumitas y el SIC. Abordó el profesionalismo europeo. Asimismo dio cuenta de sus mejores momentos junto al representativo nacional, las cuatro Copas del Mundo que disputó, sus temporadas en Jaguares y lo que estaba por venir: el rugby estadounidense.

«Soy un privilegiado por todo lo que viví. Si me preguntabas antes, no se me cruzaba por la cabeza todo lo que iba a transitar con Los Pumas», sostuvo Legui en el inicio de una charla que se prolongó por 58 minutos.

«Haber jugador con mi viejo y mi hermano en Santiago Lawn Tennis fue algo increíble. Imaginate, nos juntábamos a comer un asado con los amigos del plantel y estaba mi viejo… ¡Y claro, si también integraba el equipo!», rememoró quien hoy ostenta un record de 87 caps con Los Pumas.

«Los inicios en el SIC fueron muy lindos. Allí fuimos con mi hermano y claro, el apoyo de mi viejo y mi vieja que nos bancaba económicamente. Fue un paso bárbaro, me hice muchos amigos», sostuvo y añadió: «Y después llegaron cosas muy grandes, como el llamado al seleccionado argentino mayor, que casualmente la semana pasada se cumplieron 15 años de aquel primer partido que tuve ante Japón».

Entre los grandes momentos de su carrera con Los Pumas y pidiéndole que escoja los tres o cuatro encuentros más significativos que tuvo, posicionó con el debido argumento en cada caso, al empate con los British & Irish Lions; el primer partido ante Francia en 2007; el de 2015 frente a Irlanda y el de 2011 contra Escocia… «Es muy difícil tomar unos pocos, importantes fueron todos», aclaró.

Respecto a sus historias mundialistas, declaró que quizás la Rugby World Cup 2007 esté un pasito por delante del resto, pero que cada una le dejó lo suyo. «En el Mundial 2007 tuvimos un grupo que combinada la experiencia y la juventud a la perfección. Había un liderazgo perfecto y una bajada de línea muy clara que todos seguían a la perfección… Igualmente, yo hablo mucho del Mundial de 2011 también. El equipo estaba muy firme y sólido, pero nos tocó Nueva Zelanda que tenía un equipazo, en cuartos de final, en su casa y ante su gente. En 2015 tuvimos una gran performance y en Japón, si bien no se dio el objetivo de pasar de ronda, creo que el aprendizaje que nos llevamos todos es muy grande».

«Jugar un Mundial y representar a tu país, no tiene precio. Es difícil dimensionar y explicar», dimensionó.

«Evolucionó todo. La preparación de jugadores, entrenadores, tecnología, vestimenta. Basta con poner un video de un partido de 2005 y uno de ahora y la diferencia es muy clara. El rugby es un deporte con mayor cantidad de variantes y la tecnología aplicada fue haciendo focalizarse más a cada uno en sus respectivos detalles», expresó Leguizamón comparando sus primeros pasos con Los Pumas y los últimos que dio, el año pasado.

Sobre su vínculo con Seattle Seawolves de Estados Unidos, contó: «Tenía un contrato firmado. Me debería haber ido a mediados de enero, pero llegó una traba con el tema de la visa. Y, cuando eso se solucionó, llegó lo del coronavirus. Mi idea era afrontar un proyecto a largo plazo, a tres años. Primero a jugar y después a empezar a hacer armas al otro lado de la cancha, que había hablado un poco de palabra». «Hoy, digo, por suerte no me fui, porque con todo esto es bueno estar en casa, cerca de los afectos», deslizó.

«Mi prioridad hubiera sido quedarme en Jaguares. Estaba para seguir, tenía muchas ganas. Pero no se dio», sostuvo.

A FUTURO

«Me gustaría concretar este proyecto de Estados Unidos y sino, después se vera. Todavía no tengo definido qué haré después. Pero la idea es meterme un poco en el mundo de afuera del campo. Mientras, trato de aprender y estudiar al máximo», comentó refiriéndose a su futuro.

EL MENSAJE

«Es importante soñar y seguir los objetivos planteados. Estar confiados en lo que uno puede hacer. Disfrutar, ante todo. Hay que pelearla y seguir adelante. En mi caso, desde que era chiquito soñé con todo esto de vivir al máximo mi vida con Los Pumas. Siempre hay que sacrificarse en lo que uno quiere lograr y disfrutar del proceso, del camino. Esa es la motivación», concluyó.

OTROS CARA A CARA

Comentarios

Comentarios

Destacadas Nacionales