Benjamín Urdapilleta, cara a cara con Tercer Tiempo: «Me empezó a temblar todo el cuerpo cuando me comunicaron que iba al Mundial»

En el tercer cara a cara llevado adelante en este periodo de cuarentena a través de Instagram Live, el apertura de Los Pumas en la pasada Copa del Mundo Japón 2019, Benjamín Urdapilleta, dialogó con la humildad que lo caracteriza, en una charla que promedió los 60 minutos, con el periodista Kevin Rivero.

La simpleza es una de las características principales que visten la personalidad de uno de los referentes del rugby argentino en los últimos diez años. Con un análisis introspectivo, repasó sus comienzos en el Club Universitario de Buenos Aires –CUBA- e hizo alusión a la primera citación a Los Pumitas, que posteriormente disputó la Copa del Mundo Juvenil M19 2005, junto al paranaense Juan Mistura.

“Antes del primer llamado que tuve a Los Pumitas, no pensé que podía llegar a ningún lado”, contó y agregó: “Recuerdo haber compartido el cuarto en ese Mundial Juvenil con el paranaense Juan Mistura, un gran jugador”.

Tras performances destacadas en la institución que lo vio nacer y en el seleccionado argentino juvenil, la oportunidad para vestir el manto sagrado de Los Pumas, no se hizo esperar. En 2007, se calzó la camiseta por primera vez en la victoria frente a Chile, en un certamen Sudamericano. Sin embargo, el back valora el primero en su cuenta personal, la derrota frente a los Springboks en suelo sudafricano, llevado a cabo en 2008.

“Más allá de haber debutado oficialmente ante Chile, considero mi primer partido en Los Pumas cuando chocamos de visitante frente a Sudáfrica. No nos fue bien, pero la experiencia fue magnifica”, manifestó.

Con un excelente nivel desplegado en el torneo de la URBA, la mirada desde Europa, no tardó en llegar. En 2010, Harlequins, de Inglaterra, puso todas las fichas en él y el argentino no los decepcionó. Se consagró campeón de la Premiership, en un equipo repleto de figuras dónde se generaba una batalla por ganarse un lugar entre los  XV cada fin de semana.

El 10, no se conformó y tomó una de las decisiones más importantes de su carrera: marcharse al Oyonaxx, en la segunda división del rugby francés. “Cuando partí de Inglaterra a Francia, no esperaba jugar en el PRO D2, pero tuvimos una gran temporada y después vino lo mejor”, expresó.

Ya en la élite del rugby francés, Benja siguió descollando e introduciéndose en el corazón de los hinchas. Sus actuaciones llevaron a categorizarlo como uno de los jugadores más importantes del Top 14. Su juego lo colocó en el radar de muchos clubes y Castres Olimpyque, fue por él. Allí, le prometieron levantar el trofeo del campeonato nacional en las próximas temporadas.

Ben -como lo conocen en Europa-, aportó lo suyo y, ¡Qué manera de hacerlo! Fue la figura de su equipo en la semifinal y la final del Top 14, para vencer a Montpellier en un partido memorable. “Cumplí el sueño de salir campeón de Francia con un equipo que no tenía estrellas, éramos un verdadero conjunto y eso vale mucho más”, dijo.

No obstante, la relevancia que tuvo el apertura en el viejo continente, no despertó la observación de Hourcade, quien estuvo al frente de Los Pumas, desde 2013 hasta 2018, y lo dejó marginado de vestir la celeste y blanca. “Hourcade nunca me llamó para decirme por qué no me convocaba. Me daba bronca porque sentía que estaba pasando el mejor momento de mi carrera”, señaló.

Muchas veces, las oportunidades tardan en llegar, pero cuando arriban ofrecen recompensa. Con la presencia de Mario Ledesma al frente del seleccionado argentino, Urdapilleta volvió a ser citado para ser parte de Los Pumas. “Tuve suerte de haberlo convencido a Mario (Ledesma) con mi juego, algo que no me pasó con Hourcade”.

“El llamado de Ledesma para el Mundial de Japón fue increíble no lo esperaba. Incluso, la primera vez que me llamó para juntarse conmigo, en febrero, fue inolvidable”, deslizó y añadió: “Al recibir el e-mail de la Unión Argentina de Rugby con la convocatoria al Mundial de Japón, me empezó a temblar el cuerpo”.

Y concretó uno de los sueños más importantes de su vida y que cualquier jugador del planeta quiere lograr: disputar un Mundial. Benja, jugó los cuatro partidos de la cita más importante del rugby y convirtió 19 puntos. Más allá de esto, la temprana eliminación, le dejó un sabor amargo.

“De Japón me quedaron dos sensaciones: bronca porque teníamos equipo para más y nos quedamos poco tiempo; y por otro lado, me llevé la felicidad de estar en un lugar el que no esperaba, como un Mundial”, concluyó

OTROS CARA A CARA POR INSTAGRAM LIVE

Comentarios

Comentarios

Destacadas Los Pumas