Y diez años después…

El rugby quizás sea uno de los deportes más estratégicos. Cada movimiento tiene una razón dentro de la cancha. Mientras que desde afuera, el foco está siempre puesto en la dinámica del juego. Los avances y las variantes en las reglas tienen como fin hacer una disciplina más atractiva, bregando por una audiencia más amplia con el afán de darle al deporte una mayor difusión.

En esa línea se situó con el paso de los años la Unión Argentina de Rugby (UAR), que aprendió paulatinamente de los mejores del mundo, trabajando a su lado para alcanzar el mejor nivel.

Hace diez años Los Pumas se midieron por última vez ante los All Blacks en el estadio del Club Atlético Vélez Sarsfield. El resultado fue favorable a los neozelandeses por un apretado 25-19, en el marco de un Test Match de la ventana internacional disputado en una fría noche del 24 de junio de 2006.

El contexto de aquel entonces para Argentina, era totalmente diferente al actual. La solvencia del seleccionado radicaba en las figuras cuyo nivel emergía de su actualidad en el rugby europeo. El hambre de gloria del elenco capitaneado por Agustín Pichot nacía en el club de origen de cada jugador, se potenciaba en el Viejo Continente y se reflejaba después con la camiseta albiceleste. Luego, ese mismo conjunto terminó alcanzando su mejor performance histórica con el tercer puesto logrado en Francia 2007.

creevy-pumas-all-blacks

Ahora, el presente es otro y si bien cambiaron las formas, el objetivo de posicionarse en la elite continúa intacto. De hecho, está cada vez más cerca. El equipo nacional es ciento por ciento de esta tierra, con jugadores contratados la propia UAR, con planes de desarrollo acordes a las circunstancias y competencias regulares. Algo que hace diez años parecía una quimera, hoy es una realidad.

En paralelo, la Unión de Rugby de Nueva Zelanda mantuvo la misma idiosincrasia y sigue rompiendo récords con su seleccionado mayor.

No obstante y más allá de los esfuerzos, Los Pumas todavía no han podido vencer a sus pares oceánicos.

Y diez años después del último choque entre ambos en Liniers, ¿será el momento indicado para narrar una nueva página histórica? Talvez sí puede que sea la hora o bien, el momento correcto para visualizar las falencias y virtudes con el propósito de continuar mejorando, con la certeza de que éste, es el camino cierto.

web-pie-gabi

Comentarios

Comentarios

Opinión