Tras haber quedado varado en Perú, el paranaense Ramos logró ser repatriado

Tras un ajetreado periplo, el paranaense Lucio Ramos volvió a la ciudad que lo vio nacer.

Después de tres semanas en Perú, el primera línea del Club Atlético Estudiantes tuvo su anhelado retorno a la capital entrerriana y por cuestiones preventivas relacionadas con el COVID-19, el regreso fue de una manera poco convencional: llegó escoltado por Gendarmería, recibido por la Policía de la Provincia de Entre Ríos y médicos de la Municipalidad de Paraná.

“Por suerte ya estoy en mi casa. El regreso fue largo pero todo muy bien organizado”, contó Ramos en declaraciones a EL DIARIO.

DE REGRESO

El joven había partido de viaje desde Paraná, el pasado martes 10 de marzo mientras que cuatro días más tarde, estando en Perú, les comunicaron a los turistas que les daban menos de 24 horas para salir del país, por lo que los aeropuertos se abarrotaron y unos pocos pudieron volver a sus lugares de origen.

Ante la situación, Ramos permaneció en Cuzco, alojado en un hostel. Pese a que su vuelo de retorno estaba previsto para el día 20 del mes que pasó, en el hospedaje donde estaba debió permanecer, dado el aislamiento decretado en tierras incas al igual que en Argentina.

Y, aunque lenta, la repatriación de los argentinos que estaban en el exterior fue efectiva.

“Fueron días muy complicados, pero la solución llegó. La Embajada nos puso un punto y horario de reunión en Cuzco. Nos subió a los argentinos que estábamos allí a unos colectivos que nos llevaron al Aeropuerto y salimos en un vuelo de Latam hasta Iquique, a cargar combustible porque en Cuzco no había. Desde allí, partimos con destino a Ezeiza”, declaró. “Luego esperamos un colectivo que pasa por varias ciudades y en horas de la madrugada emprendí la vuelta hacia Paraná. Llegué este jueves al mediodía, con custodia de Gendarmería desde la Ruta 168”, añadió.

“El operativo en la terminal de ómnibus fue grande. Habías policías, gendarmes y médicos, quienes me tomaron la temperatura y una declaración jurada de dónde voy a hacer la cuarentena total obligatoria”, narró.

APRENDIZAJE

En cuanto a las enseñanzas que este viaje le dejó, Ramos expresó: “Lo que me dio fueron 13 personas increíbles con las que compartí esta experiencia y sin ellos hubiese sido muy difícil atravesar todo esto. También, este hecho me hizo dar cuenta de todas las personas que estaban en Paraná y se preocuparon por mí. El hecho me enseñó a que siempre en los momentos difíciles, es mejor estar acompañado, que hay que tener paciencia y no dejarse llevar por la desesperación de querer una solución en el momento. Y también que si una pandemia se está desarrollando en el primer mundo, nos va a afectar a nosotros en cualquier momento”.

“Más allá de los duros transes que pasé, creo que la experiencia no me sacó nada. No tuve la oportunidad de conocer el Machu Picchu, que era mi objetivo, pero seguramente dentro de un tiempo voy a volver por la revancha”, concluyó.

Comentarios

Comentarios

Destacadas Entre Ríos