El balance del rugby entrerriano tras la temporada 2021 que se va

A falta de pocos días para finalizar un año de rugby sumamente intenso, tanto en Entre Ríos como en el resto del país. Para su análisis, es preciso referirse separadamente a las distintas aristas que engloba el deporte que, de hecho, son cada vez mayores.

Así como en la mayoría de las disciplinas, el rugby tuvo su faz competitiva dividida en dos etapas. La primera, durante marzo y abril, valió quizás para que los jugadores vuelvan a tomar rodaje luego de un 2020 sin actividad y con la incertidumbre de conocer cómo sería el resto del año. Mientras que la segunda, verdaderamente intensa, transitó después del receso obligado por la pandemia, desde finales de julio hasta pocos días atrás.

Por disposición de la Unión Argentina de Rugby (UAR), los certámenes que tenían alguna injerencia de la entidad, no tuvieron ascensos ni descensos. Más allá de eso, ningún equipo reguló esfuerzos. En el rugby al menos, resulta imposible hacerlo.

A lo largo de la temporada fue una constante observar a jugadores jóvenes dar sus primeros pasos en Primera División, después de haber dado el salto desde juveniles en el año que pasó o en este. Asimismo, hubo varios casos en los que los más grandes no soportaron el parate y decidieron colgar los botines. Pasó también con determinados equipos de mayores, como Sirio Libanés de Nogoyá o Curiyú de Chajarí que sufrieron el corte en demasía y no pudieron despegar nunca. Otros, precisaron unirse para competir.

Respecto al juego, hubo en líneas generales, buenos trabajos a nivel colectivo y se augura una temporada aún mejor.

DE MENOR A MAYOR

El Torneo Regional del Litoral es la competencia más importante de la zona, puesto que nuclea a los clubes más grandes de Entre Ríos, Santa Fe y Rosario.

En dicho certamen, Estudiantes dio pelea en el primer nivel y quedó entre los mejores cinco. Rowing soportó embates con jugadores de poca experiencia pero de buena proyección. Tilcara tuvo un gran año en el segundo estamento y quedó en las puertas del título, cayendo por una unidad en la final ante el Círculo Rafaelino. Y, en el tercer escalafón, el Club Universitario de Concepción del Uruguay alternó buenas y malas y quedó bien parado al cerrar el campeonato. Mientras que Capibá, finalizó anteúltimo.

Por otro lado, el Torneo Entrerriano del Desarrollo dejó un saldo positivo con un Colón RC, que obtuvo su primer campeonato. Se trata de una institución que viene dando pasos agigantados en su crecimiento deportivo e institucional, en un año en el que por primera vez recibió al Seven Provincial, que terminó siendo ganado por Rowing en una gran fiesta.

El rol de los referees también fue clave, en una temporada en la que por momentos hubo turbulencias. Sin embargo, lo más productivo fue la suma nuevos valores, tanto damas como caballeros decidieron aportar su granito de arena siendo árbitros. Prevalecieron las figuras del paranaense Juan Ignacio Ballesteros y la concordiense Ariadna Ávalos. Ambos de gran nivel, tuvieron su estreno en el Seven de la República, masculino y femenino, respectivamente, además de otros certámenes regidos por la UAR.

En cuanto a los seleccionados menores de la provincia, el representativo M18 se ubicó primero en el Ascenso y mostró jugadores de saludable presente y óptimo futuro, en un campeonato disputado en Santa Fe con un formato distinto al de los anteriores. Asimismo, hubo jóvenes integrantes de la Academia Litoral que pudieron mostrarse ante los seleccionados nacional, en Casa Pumas.

Tercer Tiempo distinguió a los destacados del 2021 en otra gran y emotiva despedida de año

Los M16 entrerrianos culminaron cuartos en el cónclave ideado para el Desarrollo y las juveniles, con el mismo posicionamiento, lograron su mejor ubicación histórica en el Seven Femenino de la República, con talentos como la seguiense Soledad Fontana -entre otras- que comenzó a llamar la atención de entrenadores de la UAR.

En el mismo Seven Femenino de la República (que al igual que el masculino tuvo una impecable organización de la Unión Entrerriana de Rugby), la actuación del elenco mayor de Entre Ríos estuvo por debajo de lo esperado, con un equipo que no alcanzó a engranar sus piezas y resultó anteúltimo.

En tanto, el elenco masculino volvió a levantar una copa después de muchos años. Fue la de Plata, al concluir quinto y quedándose con la motivación de situarse otra vez en el podio, como supo hacerlo años anteriores.

Un párrafo a parte, merece la 14° Edición del Seven del Plumazo, que estuvo a la altura y mantuvo su vigencia como el principal seven de clubes a nivel nacional.

Por último, en cuanto a los principales exponentes entrerrianos en la plana nacional e internacional, la villaguayense Antonella Reding tuvo otro gran año. Comenzó jugando en España, volvió a Echagüe y fue parte junto al seleccionado argentino del Repechaje Olímpico desarrollado en Mónaco. Luego partió hacia Polonia, jugó dos meses y volvió, para cerrar el 2021 mostrando su talento en Paraná. Mientras que el concordiense Marcos Kremer se consolidó en el Stade Français y fue uno de los más destacados de Los Pumas, en un año flojo para el equipo dirigido por Mario Ledesma.

PARA TRABAJAR

En Entre Ríos hay al menos un equipo de rugby por localidad. No obstante, clubes todavía faltan. En la mayoría de los casos, estas formaciones nacen por el impulso de alguien que haya tenido experiencias en el deporte y en muchas ocasiones se gestan y consolidan, aunque en otras su tránsito también es esporádico y luego de un tiempo suelen desaparecer.

Un aspecto que le juega en contra a las ciudades más chicas, es la falta de facultades o institutos para que los jóvenes puedan continuar con sus estudios tras la escuela secundaria. Al emigrar de su lugar de origen, en la mayoría de los casos se pierde un jugador y a su vez peligran los clubes.

También es real que hay poblaciones como Bovril, Hasenkamp, Lucas González, Basavilvaso, Galarza, Urdinarrain, Ibicuy o Rosario del Tala, que cuentan con conjuntos que buscan asentarse y en oportunidades, hasta necesitan afiliarse a la UER.

Un tema para seguir atendiendo, por parte de la entidad que rige al deporte en la provincia será éste, el de la captación de nuevos protagonistas y apoyo de los vigentes, para seguir sumando artífices, principalmente, en la base de la pirámide, las categorías infantiles y juveniles. Hay futuro en Entre Ríos.

(Fotos: UAR / Jano Colcerniani / Brian Müller)

Comentarios

Comentarios

Destacadas Entre Ríos