Sofía González, capitana del seleccionado nacional femenino: «Clasificar a Tokio sería un sueño»

En una nueva entrevista por el IG Live, la máxima referente del rugby femenino en el país dialogó con Tercer Tiempo sobre la situación que vive el equipo de cara al repechaje para ingresar a los juegos olímpicos de Tokio 2020: «La situación está un difícil, no solo para nosotros sino para todos. Sabemos que los juegos de Tokio se van a hacer pero no tenemos idea si la clasificación a los mismos se hacen pero hay que tener paciencia y esperar» afirmó.

Por otro lado, desde nuestro medio aprovechamos para profundizar la historia de Sofía y conocer varios detalles sobre sus comienzos en el deporte de la ovalada, su paso por el seleccionado provincial y su trayectoria en el combinado nacional.

DECLARACIONES

PREPARACIÓN PARA EL REPECHAJE

Al igual que la mayoría de las competencias, los Juegos Olímpicos de Tokio tienen un panorama complicado para su realización pese a tener fecha definida. Más complicado aún es el repechaje, ya que no se sabe si se realizará: «La situación está muy difícil, no solo para nosotros sino para todos. Sabemos que los juegos de Tokio se van a hacer pero no tenemos idea si la clasificación a los mismos se hacen, hay que tener paciencia y esperar» comentó González.

«Siempre tratamos de tener expectativas positivas a pesar de saber que es muy difícil lograr el repechaje olímpico al haber una sola plaza. Todos hacen un esfuerzo gigante por clasificar a Tokio lo cual sería un sueño. Somos conscientes y realistas de la dificultad de esto pero mantenemos altas expectativas».

«En lo que es nivel selección, hace un par de años venimos haciendo una concentración una vez al mes. Entrenamos de lunes a viernes, a veces hasta los sábados, y agarramos un lindo ritmo de competencia. Hace menos de un año se renovó el plantel así que se hay nueva energía, contamos con muchos planes y proyectos nuevos. Lo bueno es que seguimos en contacto y entrenando individual y virtualmente lo que te da fuerzas para seguir en este momento complicado».

INICIOS

«Arranqué en un club cerca de mi casa cuando era chica y estuve unos meses hasta que presenté un proyecto en el SITAS. Comencé por una amiga a los 13 años; ella me invitó a ver un partido amistoso y después me quedé al famoso tercer tiempo. Ahí saludé a todas las chicas y luego me invitaron a practicar y cuando fui me gustó mucho, no sé qué exactamente pero me gusto, la forma en la que me tenían paciencia y me apoyaron a pesar de que en ese entonces yo no entendía casi nada del deporte. Luego, como quería jugar con mi amiga y su mamá me fui a SITAS y desde ese entonces juego ahí».

LA DULCE ESPERA

Todo con el tiempo llega, si lo sabrá Sofía, que teniendo a penas 13 años decidió inculcarse en el mundo del rugby sabiendo que para competir debía esperar los 18. Aun así, siguió dando lo mejor de sí, esperando el gran día: «Al principio con mi amiga no tuvimos mucha paciencia. Cada fecha que pasaba nosotras llorábamos y las chicas nos consolaban. Por suerte tengo al mejor equipo del mundo que está ahí cuando lo necesito. Antes jugaba al voley y nunca me había pasado de no poder competir por mi edad. Yo jugaba con grandes a los 8, 10, 12 años y era algo totalmente normal, pero en el rugby, gracias a mi equipo, pude sobrellevar la situación hasta cumplir los benditos 18 años».

«El momento del debut lo disfruté un montón. Me había sacado todos los nervios y aproveché todo lo que había aprendido durante esos 5 años. Al cumplir los 18 explotaba de felicidad y tenía mucha ansiedad por jugar pero mantuve la calma».

EL MOMENTO SOÑADO 

«Mi primera práctica fue en 2.013, momento en el que se creó el primer PlaDAR en Buenos Aires. Me llamó Miguel Seró, que en ese momento era el entrenador del seleccionado nacional, para que me uniera al Plan de Alto Rendimiento, que en ese momento se hacía en el club SIC. Ahí estuve con chicas de otros equipos en donde hacíamos varios entrenamientos tanto físicos, de fuerza y tácticos».

«Me enteré de una forma medio rara: fui a entrenar con mi compañera, Xoana Sosa, quién también era parte del seleccionado y concentraba en el PlaDAR, y a ella justo le llegó un mail que decía que estaba convocada para concentrar en el PlaDAR; me dice que me fije mi mail haber si me llegó algo, lo actualizo y no había nada por lo que me desilusione un poco. Ella me decía que no puede ser, que tenes que ir, y cuando vió a quienes se les envió el mail aparecía el mío pero mal escrito. Ahí salté de alegría y cuando volví a mi casa les conté a mis otras amigas y a mi familia y todos se pusieron muy contentos por mí».

«Desde el momento de la primera convocatoria estuve en todas, salvo por la lesión que me perdí los Juegos Panamericanos y el torneo Valentín Martínez».

COMENTARIOS NEGATIVOS

Sofía formó parte de una de las primeras generaciones de rugbiers mujeres en la provincia de Buenos Aires. Al ser catalogado como un deporte de «hombres», recibió comentarios poco agradables; pero esto no la detuvo: «Obviamente que al correr de los años hubo comentarios negativos por jugar al rugby: que el rugby es de hombres, que mira esas piernas, que mira esos músculos, que sos un marimacho… pero siempre las que practicamos este deporte y toda la comunidad del rugby trata de seguir adelante; de hecho hoy en día siguen habiendo ese tipo de comentarios».

«Las críticas se logran acallar jugando y dando el ejemplo. Hay que demostrar que las mujeres pueden jugar al rugby, quizás no con la misma fuerza que los hombres pero podemos hacerlo igualmente. Lo que fue más difícil era lograr que difundan el rugby femenino por lo que se complicaba reclutar nuevas jugadoras».

SEVEN DE LA REPÚBLICA

Llegado el 2016 la UAR organiza por primera vez el Seven de la República pero en su rama femenina. Sofía con 21 años, representa a su provincia en un evento histórico: «Tuve la suerte de estar en los primeros años formando parte de un seleccionado provincial, era un sueño por cumplir. La realización de estos torneos son muy importantes a nivel nacional porque hacen crecer a la disciplina y sube la vara».

«Al último Seven de la República no pude ir por mi lesión en la rodilla. Las chicas me contaron como fue y me parece muy buena la idea de hacerlo separado con respecto al de los hombres. Por ahí el masculino atrae a otra cantidad de público pero creo que ya es tiempo de hacerlo separado para darle espacio a las juveniles, además, anteriormente no había mucha competencia por el tema del tiempo y la cantidad de provincias participantes pero en este formato las juveniles tienen más rodaje».

MOMENTO DE COMPLICACIONES

Luego de un impecable desempeño físico, la capitana sufrió su primera lesión grave que le impidió formar parte del plantel que viajó rumbo a los Juegos Panamericanos: «La lesión ocurrió en Julio del año pasado y la sufrí muchísimo. En ese momento se me hizo difícil por lo que lloré mucho ya que me pasó dos semanas antes de los Juegos Panamericanos. A pesar de no poder asistir a los mismos, traté de ser positiva para recuperarme bien y volver de la mejor manera».

«Los primeros tres meses me costaron bastante porque tenía mucho dolor y bastante miedo. Nunca antes me había lesionado tan feo como en ese momento. Por suerte siempre me acompañaron de los kinesiólogos del equipo, del CENARD y del PlaDAR que siempre estuvieron ahí para apoyarme por lo que se me hizo menos insufrible».

«Hacía natación tres veces por semana, iba al kinesiólogo dos veces al día, la verdad que tenía todo, fui una afortunada en ese sentido. Incluso antes de los seis meses estaba impecable, podía entrenar con normalidad pero por orden médica tuve que esperar a cumplir el tiempo estimado».

LLEGADA A LA CAPITANÍA

«Mi llegada a la capitanía se dió de una forma particular: era el año 2016/17 y llegamos a Hong Kong en donde nos íbamos a hacer el chek in y me llama Noelia Billerbeck, en ese entonces capitana, para hablar. Yo pensé que macana me habré mandado y era para avisarme de que me habían elegido como la próxima capitana del equipo. Yo solo asentía porque no podía hablar de la felicidad que manejaba. Me acuerdo que esa noche no pude dormir de la emoción y a eso sumale el cambio de horario que lo hizo más complicado».

SPONSOR

«En ese momento le hice la publicidad a la camiseta NIKE. No se porque se me dió, seguramente porque era la capitana y/o era más chica. Hoy en día sigo manteniendo el contrato con la marca y, además, creo que hay otra chica siendo sponsor. Lo importante es que se van sumando sponsors que son de gran ayuda para nosotras».

MENSAJE A LAS CHICAS

«El rugby es un deporte increíble que todos y todas lo podemos jugar y que además te da una formación como jugadora y persona que creo que no te lo da ningún otro. Les digo a las chicas que no se van a arrepentir, que busquen los clubes más cercanos y que cuando todo esto termine se sumen así somos más cada vez».

Comentarios

Comentarios

Destacadas Rugby femenino