Será lo que deba ser…

Restan nada más que horas para el comienzo del 32º Seven de la República. Una edición más que se lleva adelante en Paraná, la vigésimo séptima. Como anfitrión, el anhelo de alcanzar la gloria por parte del seleccionado de Entre Ríos siempre fue quizás mayor al del resto de los conjuntos. El equipo conoce a la perfección el lugar donde juega. Cada detalle de la cancha. El Plumazo, un reducto ideal. El sol, las piletas, la gente, la familia, los amigos, las novias. Todo eso, le brinda al equipo dueño de casa un condimento exclusivo. Único. Que ningún otro tiene. La premisa como siempre, pasará por divertirse. ¿Qué más lindo para un rugbier, que jugar? Nada. Decididamente. La oportunidad es magnífica y cada uno de los 12 que entre al campo entiende la responsabilidad que pesará este fin de semana sobre sus espaldas. Un compromiso distinto. La carga de luchar deportivamente por enaltecer a los clubes, a la Unión, a sus seres queridos, a toda la provincia, es algo serio.

Teniendo en cuenta las exitosas campañas que realizó la Unión Entrerriana de Rugby (UER) al menos en las últimas cuatro temporadas donde alcanzó dos subcampeonatos y se situó en igual número de oportunidades en el tercer lugar del podio, el desafío hoy, se muestra superador.

La meta continúa siendo la misma de cada año: llegar lo más alto posible. El equipo esta vez será deferente. Por diversas razones se armó con otras piezas. No habrá figuras de renombre, aunque el plantel cuenta con un sistema claro y se posiciona sobre un plan de trabajo de largo plazo que data desde 2010 y eso, es para destacar. No es fácil hallar proyectos sustentables en el deporte, pero la UER con su equipo de Seven lo tiene y ello deberá ser lo que este joven plantel deba exponer este sábado y domingo en cancha.

Cada jugador es muy valioso y el staff, encabezado por José Raiteri, Marcelo Faggi y Francisco Nin, lo sabe. Todos pueden y tienen su granito de arena para aportar. Nadie está demás.

La experiencia del capitán, Juan Manuel Lescano, será seguramente una guía para el equipo. La sapiencia y el haber sido parte de certámenes anteriores es un aliciente extra para Juan Pablo Taleb, Germán Savio, Hipólito Pérez, Santiago Brugo, Raúl Colliard y Francisco Taleb. Mientras que para Fermín González Leites después del difícil 2015 por el cual transitó a raíz de una factura expuesta doble en su mandíbula que sufriera en julio, no será seguramente un torneo más.

Expectante espera el público por ver mañana a los debutantes, que son grandes promesas de nuestro rugby: Tomás y Joaquín Maiztegui, Augusto Meynet e Ignacio Lesci.

Sur, Salta y Rosario serán las escalas que deba afrontar en primera fase el conjunto provincial. La finalización del último Seven de la República lo puso a Entre Ríos como cabeza de grupo y por ende, por encima de los elencos que componen su zona. Será clave revalidar lo hecho anteriormente desde la primera jornada de competición.

Como es habitual, las ansias por querer dar el gran salto están latentes desde la UER. Varios darán sus primeros pasos en una competencia de tal trascendencia, enmarcada como una vidriera al país.

La premisa de este combinado se presenta talvez diferente al de otras ediciones. Prevalecer, soltarse y jugar. Estar a la altura de las circunstancias, como locales, podrá ser una aspiración para este humilde grupo. Las cartas están echadas. Hay equipo. Hay trabajo. Será lo que deba ser. Es hora de jugar.

baldi-pie

Comentarios

Comentarios