Respeto y unión, entre padrinos y apadrinados

El rugby suele caracterizarse dentro del campo, por gestos distintivos de solidaridad, respeto y caballerosidad. Su idiosincrasia profesa a través de las instituciones, el impulso de esos valores en la vida cotidiana de los jugadores.

Semanas atrás, ante del aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno nacional, en un emotivo encuentro llevado adelante en el predio Ramón Brandolín del Club Tilcara, la entidad oficializó una suerte de padrinazgo por parte de sus veteranos, autodenominados los “Viejos Verdes” hacia los Menores de 15 años.

En el marco de la preocupación por la pandemia mundial de COVID-19, los juveniles difundieron mediante las redes sociales, un mensaje de preocupación y al mismo tiempo, de fortaleza para los mayores, pertenecientes al grupo de riesgo en torno al alcance del virus.

EL VÍNCULO

La relación entre los Menores de 15 años del Club Tilcara y los Viejos Verdes comenzó a fines del año pasado, a raíz de una iniciativa del entrenador Francisco Ocampo.

Al DT, se le ocurrió dialogar con este grupo de veteranos para acercarlos a sus dirigidos y tras algunas reuniones, el vínculo fue efectivo.

“La idea tiene que ver con proteger en alguna medida a los chicos y a su vez, que nuestro grupo cumpla también un rol vital en el club, que vaya más allá de juntarnos a cenar algo una vez al mes”, le indicó en declaraciones a EL DIARIO, el ex presidente de la UER e integrante del grupo de padrinos, José Carlos Cuestas.

“Esta integración nos permite a nosotros como adultos ya avanzados en edad, respaldar a los chicos en sus dificultades económicas, sociales y demás. Estar siempre presentes para ellos. Por eso, decimos que somos sus padrinos”, señaló.

“Lo más potable es brindarle contención a los chicos y enseñarles que mediante el rugby pueden ir tranquilamente por el buen camino”, sostuvo.

Comentarios

Comentarios

Destacadas Entre Ríos