Añoranzas de un equipo entrerriano que sin pensarlo, llegó más lejos de lo previsto

Corría el año 1999 y la gran fiesta deportiva que ofrecía el Seven de la República no podía ser completa si a la cita faltaba un invitado. Una de las Uniones competentes avisó a último momento que le resultaba imposible asistir, que no iba a decir presente en Paraná y que se bajaba del certamen. Entonces, desde la UER se conformó el seleccionado de Entre Ríos «B».

“Ese equipo se armó casi de repente, porque no recuerdo qué seleccionado no pudo venir y había que completar el cuadro, suplantarlo”, le contó Luciano Marcó, uno de los integrantes de aquel plantel, a Tercer Tiempo.

Ese elenco entrerriano que jugó en el anexo El Plumazo, del CAE, reunió en sus filas al propio Marcó, Andrés Mora, Eduardo Mir, Damián Patriarca, Juan Martín Soffredini, Cristian Taleb, Augusto Álvarez, Emiliano Chaparro, Gonzalo Piérola y Matías Uranga.

«En esa época sólo había Zona Campeonato y Zona Estímulo, lo que hacía más difícil las cosas», sostuvo Lucho y añadió: «Pero nosotros hicimos un gran papel y le ganamos la final de la Zona Estímulo a Córdoba, que contaba con Cristian Barrea, Marcos Caldo y Damián Rotondo, junto a otras figuras. Además vencimos a Santa Fe y Chile. En el grupo quedamos segundos, en una zona en la que quedó primero el que posteriormente fue campeón, un tremendo seleccionado de la URBA representado por Martín Gaitán, Hernán Senillosa, Lucas Ostiglia, Martín Schusterman y otros destacados».

Comentarios

Comentarios