Ajustado triunfo de Jaguares XV para acceder a la final de a Superliga Americana

Lucha de principio a fin. Sin cesar y sin miramientos en cada sector de la cancha. La franquicia argentina venció 29 a 17 a Olimpia Lions en la segunda semifinal de la SLAR. Tuvo que basar su juego en la disputa metro a metro con los delanteros rivales y se llevó el triunfo más por oficio que por otra cosa.

¿Se va a arrepentir durante toda su existencia Olimpia Lions, por no haber concretado las que tuvo en el primer tiempo?. Es posible. Van a pasar los meses hasta la próxima SLAR y nos seguiremos preguntando qué pasó que Olimpia Lions no pudo anotar más en ese primer tiempo en la semifinal ante Jaguares XV…

Aunque no lo parezca, fue un partido muy parejo, donde cada uno intentó hacerse fuerte -y lo hizo- con lo que mejor dominaba. Olimpia Lions con sus delanteros y con una buena defensa y Jaguares XV con dinámica y una tercera línea más unos backs muy veloces y potentes.

Cada uno tuvo sus chances, sus oportunidades, sus gestaciones ofensivas y su presión defensiva. Y a  ambos les costó. Mucho por momentos y muchisimo, por otros.

El scrum de Olimpia Lions trajo (muchos) dividendos, así como a Jaguares XV el line out y el maul. Fue un partido que tuvo todo: intenso y movido, duro y táctico, simple e intrincado. Cada equipo hizo mezclas y adaptaciones y tuvo algunas fallas enla toma de decisiones que, habitualmente no les habían ocurrido. Por ahí sí a Olimpia y no tanto a Jaguares, porque nunca se habían sentido ni habían estado bajo semejante presión. Esa presión de hoy los llevó a cometer errores.

Olimpia Lions, en cambio, más y mejor ceñido a sus fortalezas y luchando contra sus debilidades, gracias a la defensa férrea y al juego veloz pegado a las formaciones, cuando pudo pasar al ataque, le dio réditos importantes en pelota y territorio que, lamentablemente para ellos, no pudieron trasladar al tanteador.

Todo esto duró ese primer tiempo. De arranque en el segundo, dos tries seguidos de Jaguares XV abrieron el resultado, el partido y el juego para el equipo de Fernández Lobbe. Desde allí, no le quedó más remedio a Olimpia Lions que, con muchas ganas, ímpetu y ciertas limitantes en el último pase, en la limpieza de ese último ruck, en la toma de decisión, ir a buscar el partido. De todas las veces que llegó a 22m rivales, se fue o con penales en contra, o con pelotas perdidas.

Así, de esa forma, quedaba claro que le iba a ser imposible, demasiado cuesta arriba. Las oportunidades desperdiciadas de la primera parte y las de la segunda resultaron el talón de Aquiles para la franquicia paraguaya, que así y todo se las arregló para situarse, quedarse y volver siempre a campo contrario para machacar, machacar y machacar. Sin éxito, pero sin cesar de intentarlo.

Los dos tries de sus delanteros mejoraron mucho el resultado que si bien parecía resuelto, premió y decoró ese esfuerzo demoledor.

Jaguares XV, por su parte, fue la tercera vez que, ante un rival que no lo «respetó», que lo atacó, lo complicó, le disputó el contacto, le hizo lenta muchas pelotas y le cerró los caminos, tuvo que tomar otras herramientas e instrumentos de su amplio repertorio para terminar de imponerse en un partido que sacó adelante con más oficio y rusticidad bien entendida que con el flair, los pases en el contacto y la velocidad.

Llegó a la final, que era lo que se esperaba. Ahora, la tiene que jugar.

(Foto: Gaspa Fotos / SLAR)

Comentarios

Comentarios