Él, un rugbier

¿Que esconde la frase «es un rugbier»? Muchos lo saben y otros lo desconocen por completo. A ellos quiero contarles un poco de ello, si es que me lo permiten. Ser rugbier significa saber muy bien el significado de la palabra lucha, hasta la última pelota, hasta el final, hasta el último respiro. Es superarse día tras día ante cualquier adversidad. Es saber de humildad, de lo importante que son los demás en su vida, en su equipo, es dar todo por la camiseta, por sus hermanos y por el inmenso amor a su club, su casa.

Ser rugbier es no saber de mezquindades, es brindarse por completo al otro, es ser valiente, dejando un legado en cada paso, en cada huella. Un rugbier no sabe lo que significa rendirse, un rugbier no tiene rivales ni adversarios , solo tiene amigos con distinta camiseta. Un rugbier sabe de juego limpio, porque sabe muy bien de los golpes y los dolores. Saben lo difícil que es disimularlos, que nadie se de cuenta , con el único fin de que no lo saquen de la cancha. Ser rugbier es saber de sacrificios, es ir a entrenar cueste lo que cueste, es dejar de salir porque al otro día hay práctica o partido. Es esperar ansioso que llegue la próxima fecha, así, tal cual como el primer día. Ser rugbier es llorar como un niño, cuando recuerdas todo lo vivido, es estar orgulloso una y mil veces de haber elegido ese deporte.

Es rememorar y guardar en su alma aquellos recuerdos que forjaron su camino. Ser rugbier es llevar grabado en su sangre y su alma los valores que forman parte de su vida, aún cuando hayan dejado de jugar… Claro.. Porque se está presente desde tantos lugares. Y el rugby jamás los abandona. Y en cada partido… En cada niño.. En cada guinda.. En cada H, en cada camiseta se ven reflejados, como aquellos que fueron y jamas dejarán de ser… Y si… Es lógico.. Todos añoramos volver a aquellos lugares en donde fuimos libres, donde fuimos nosotros mismos, donde fuimos felices. Porque los valores no se compran, esa preciosa y valiosa herencia solo se transfiere.

Cuando escribo de Rugby, veo pasar mi vida, mi historia. De la que elegí formar parte al menos al costado de las líneas de cal. Cuando me resuena la palabra lucha… Mi refugio ante lo difícil. Si hablo de Rugby me emociono, no todos los valores están perdidos. El rugby es mi manera de expresar lo que siento, un amor, una pasión, da igual en estos momentos. Yo los admiro mucho, por todo lo que me han dado sin saberlo, de tantos verlos ir al frente, entendí que no debía ser tan difícil, de verlos abrazados con sus hermanos y una enorme sonrisa dibujada en sus rostros , entendí lo bello de la amistad sincera, de verlos esforzarse y luchar aprendí a valorar cuando se gana una batalla y lo importante de no estar solo en la misma, donde sea y como sea.

El Rugby les enseñó que si la vida te da la pelota… lo único que puedes hacer es ir para adelante. Hace muchos años iba de la mano de mi padre, se desató una fuerte tormenta y de repente todo se oscureció, apreté fuerte su mano y le dije: «¿sientes temor papá?» Me miro fijo a los ojos y me dijo: «No sé lo que es eso.. ¡Yo soy un rugbier!»… Siempre ganan aquellos que creen que podrán hacerlo… ¡Así que nunca dejes de creer!

Comentarios

Comentarios

Destacadas Espíritu del rugby