El adiós a la temporada 2017 fue con un gran “Tercer Tiempo”

Como es habitual en el rugby, después del esfuerzo y sacrificio dentro de la cancha llega el Tercer Tiempo. Un espacio único e inigualable. Y nuestro medio, cuyo nombre refleja esa parte distintiva de este deporte, reconoce año a año a sus protagonistas en una celebración casi íntima. Sencilla, pero no menos emotiva.

Esta temporada en el rugby entrerriano fue intensa por donde se la haya querido ver y este sábado, llegó a su fin. Fueron casi 365 días a puro compromiso, con voluntad y compañerismo. Momentos duros, fáciles, difíciles, tristes o divertidos que como corolario, siempre tuvieron una merecida recompensa. Para ellos, para nosotros.

Los jugadores, los dueños del deporte, tuvieron un valioso reconocimiento. También los entrenadores y dirigentes, así como aquellos que de una u otra manera siempre están junto a nuestra producción, que como mayor distinción, tuvo la oportunidad de compartir un momento así, estrechando lazos, forjando la amistad.

Y en ese marco de la despedida anual de nuestro medio, en una jornada que se inició con la disertación del puma concordiense Marcos Kremer en el Hotel Provincial, hubo una exquisita cena compartida muy bien regada. Hubo, un gran Tercer Tiempo. Allí, fueron destacados los exponentes entrerrianos que según consideró nuestro medio, fueron sobresalientes por diversas razones.

LAS FIGURAS

Una presencia de lujo que de inmediato tuvo un “sí” como respuesta tras el convite. Con la misma humildad que toda su vida tuvo, llegó Marcos Kremer desde Concordia para compartir un gran encuentro entre amigos. Con aquella sencillez que identificó a aquel concordiense que se iniciara a los 14 años en Espinillos y pese a brillar hoy junto a Los Pumas, no ha cambiado. De él habla el mundo entero y basta con revivir su 2017 para reafirmar los fundamentos de la elección de Tercer Tiempo como “El entrerriano destacado del 2017”.

Tomás Ferreyra, back de Estudiantes que con 19 años, en este 2017 debutó en la Primera División de su club, en los seleccionados de la UER, Mayor y de Seven. Disputó el Argentino Juvenil y además, se consagró campeón del Torneo Dos Orillas y del Regional del Litoral de Menores con el CAE. Y como si todo eso fuera poco, gritó campeón junto a Los Pumitas en el Sudamericano desarrollado en Montevideo. En cada ocasión, prevaleció con su potencia y destreza. Tumba, fue elegido como el Mejor jugador de la temporada en Entre Ríos.

Facundo Ferrer, un referente entrerriano. Lideró a Estudiantes en un gran año. Una temporada en la que el equipo del Parque Urquiza consiguió volver a las fuentes, ubicarse en la vanguardia del TRL y lograr el pasaje al Nacional de Clubes B. También fue el capitán de la UER en el último Argentino de Mayores.

Juan Pablo Taleb, capitán de Rowing y otro referente en Entre Ríos que al igual que Facu, decidió dejar Atlético del Rosario y volver a sus raíces. Una valoración a su trayectoria, disciplina y caballerosidad dentro y fuera del campo.

Jerónimo Arnau, sobresaliente en la gran temporada de su club, Tilcara. El tercera línea intervino además en un muy buen nivel en el seleccionado entrerriano mayor. Un todo terreno. Indiscutible.

Ulises Colombo fue pionero en San Martín de San Jaime de la Frontera y desde su terruño en el norte entrerriano arribó a la despedida de Tercer Tiempo. Es jugador, entrenador juvenil, mayor, preparador físico, presidente de su club. Sí, todo eso. ¿Qué más le puede dar al rugby?

El rugby femenino no estuvo exento del festejo. Antonella Reding, la primera jugadora entrerriana en vestir oficialmente la casaca del seleccionado argentino recibió su mención como la Mejor jugadora del 2017. Llegó especialmente desde su lugar de origen para compartir la velada. La villaguayense además encabezó los hilos de un equipo entrerriano que se adjudicó el título del Circuito Femenino de Selecciones.

Otra referente entre las Damas de la provincia, como la medio scrum Joselina Bitar, tuvo su mención. La Jose ha sabido defender los colores de la UER ininterrumpidamente con notable entrega.

Su trabajo no es menor y que él haya sido distinguido, pese a su bajo perfil, no es poca cosa. Se trató del presidente de la Unión Entrerriana de Rugby, José Carlos Cuestas. Fiorito asumió este año al frente de la UER y condujo la institución a serias decisiones. Entre otras, a la adquisición de la casa propia.

Desde Crespo llego Federico Olivero. Más conocido en el ambiente como Fico. Fue distinguido como un “todo terreno” por su incansable labor en Unión y como dirigente-manager en la UER.

Y si del Desarrollo se trata, un valuarte de Capibá y del Seleccionado, como José Ignacio Galarraga, también estuvo presente en las menciones especiales.

El autor de las imágenes más impactantes, como Jano Colcerniani, cedió la cámara en la oportunidad para recibir un merecido reconocimiento a la tarea que ejerce desde hace años en el rugby, de manera desinteresada aunque con el profesionalismo que lo caracteriza.

Párrafo aparte para los cocineros, Pablo Laporta y Mario Niz, de impecable desenvolvimiento en la parrilla. Uno que siempre está, con sus aportes y colaboración: Fermín Uranga. Infaltables, Facundo y Agustín Reyes, más Fernanda Bolzán y Micaela Reyes que ambientaron el lugar y prepararon las ensaladas. Amigos de la casa, Chelo Faggi, el Negro Bruzzoni, Rena Sciortino y Martín Uranga, entre otros que no pudieron asistir.

La entrega de reconocimientos y regalos, como las clásicas Copetona, podría haber tenido una lista interminable, dado que son considerables aquellos esfuerzos dentro de nuestro deporte. Pero “esto recién empieza”, como dijera Agustín Pichot. Será un nuevo comienzo. Dar vuelta una página y abrir otra. Terminó, de la mejor manera. Hablando de rugby con amigos.

Porque donde hay rugby, hay Tercer Tiempo

Accedé a la galería completa de fotos de la velada

Comentarios

Comentarios

Destacadas Entre Ríos