Aquellos que dejan huellas

Aquellos seres que de un momento para el otro, se vuelven parte de nuestra historia , dejando valiosas huellas de por vida en nuestros hijos. Aquellos que los ayudan a abrir sus alas cuando empiezan a querer volar. Aquellos que no son solo formadores de jugadores, sino que tienen el don y el privilegio de ser formadores de personas, educadores de la vida… ¡Los entrenadores de Rugby!

Tu entrenador. Esa persona cuya palabra resuena en tu mente y tu corazón, cuya palabra es mágica, la que tanto deseas oír, esa palabra que sana y cura. Aquella persona que te motiva, en los peores momentos dentro y fuera de la cancha, con tan solo una palmada, una mirada, un abrazo.

Esa persona que en cada práctica y partido da lo mejor de sí, porque la pasión y la magia que irradia este deporte no entiende de edades ni de etapas, transmitiendo desde el amor todos los conocimientos que adquirió, para devolverle al Rugby lo mucho que recibió.

A veces los veo y pienso… Se deben ver reflejados en cada niño, en cada jugador, ríen y sufren junto a ti, para que puedas llegar a tus anhelos, caminan a tu lado de la cancha. Que impresionante. ¡Se me pone la piel de gallina! La transferencia de amor y conocimiento es el cimiento más importante que puede recibir una persona, la base más sólida para sostenerse en el futuro.

Aquel héroe que te atrapa antes de caer, el mismo que te da la mano para levantarte. El que te ata los cordones, el que te habla para que seques tus lágrimas y sigas para adelante una y otra vez, aquel que te calma los dolores, que también te llama la atención cuando así lo requieres, aquel que contribuye a que te vuelvas más seguro y más fuerte.

Aquel que piensa en cómo llevarte al club contrario junto con los managers, quien se ocupa de definir la capitanía del equipo, el que planifica y gestiona, administra lo referente a los jugadores. Aquel que hace que el juego salga más lindo, que maneja las técnicas de juego y de la cancha con una planificación que pocos se animan.

Ése que te habla de Rugby con R de Respeto, que te enseña el juego limpio, aquél que siempre está en las prácticas y los partidos, que deja mucho de su vida, para darte su más preciado tesoro, su tiempo, para estar contigo, ad honorem, por amor al club, a la camiseta y a vos. Aquel que funda un club o colabora para sacarte de los peligros de la mano del Rugby Social. Hacen que en ti surga lo posible, de tanto hacerte intentar lo que parece imposible.

El siempre luchará para que jamás des tus sueños por perdidos, el también fue niño, el también fue rugbier. Ellos son el Rugby mis amigos… Saben que más allá de un juego, es una escuela de la vida, una manera de vivir. Le hacen honor al espíritu y a la esencia de este amado deporte , llevando impregnada la camiseta de los valores, la paciencia, la contención y el amor… Por esto y por mucho más….. ¡Gracias queridos entrenadores!

POR LORELEY MARTÍ


ARTÍCULOS RELACIONADOS DE LORELEY MARTÍ

Comentarios

Comentarios

Espíritu del rugby